4 de julio de 2012

Cuando calienta el Sol.



En este estado de tontuna y despreocupación me gustaría estar.

Y es que cuando se inventó el verano, allá cuando Adán y Eva estaban en el paraíso, antes de que ella la cagara comiéndose la manzana (qué se puede esperar de uno que nace del barro y otra que lo hace de una costilla...) vuelvo, decía que allá por entonces no estaba previsto que trabajáramos. 

Es por ello que una época estival de temperaturas agradablemente cálidas, sin más indumentaria que unas hojicas de parra, junto al estanque divino donde refrescarse, no era una mala época cuando todo se ideó.

Pero mira por donde, fueron a comerse la manzanica...signo evidente que era invierno, y no sabían lo que se les avecinaba, si no, se hubieran comido una mandarina, te lo digo yo.

Porque , ay Adán, si te llegan a decir que tendrías que ponerte traje en pleno julio las serpientes se habrían extinguido desde casi su inicio.

Hete aquí, que con el devenir de los tiempos, seguimos castigados por el delito de los abuelitos y nos vemos trabajando, y eso con suerte, en verano, cuando lo que tendríamos que estar haciendo es disfrutar del paraíso, ya sea en forma de playa Thelma, de montaña Louise, o de pueblo Manolo, pero al fin y al cabo, en el paraíso.

Y es que me matan los calores, me matan las olas siberianas en pleno julio en la oficina y me mata mi coche a 45 grados a la sombra cuando me monto en él todos los mediodías y sobre todo, lo que me mata del todo, son los resfriados de verano por culpa de los primeros matas.

Meterte en un centro comercial en pleno julio es arriesgarte a que se te caiga algún miembro congelado y que te compres en plenas rebajas un abrigo de paño. Pero salir de él es un infierno, mira, de donde era la serpiente que nos metió en el lío.

El verano tiene sus cosas buenas, allá por vacaciones, cuando te abandonas al zángano que llevas dentro y te vas de chiringuito en chiringuito, de playa a piscina y de hamaca a cama, nos teletransportamos en una especie de flashback a nuestra época de esplendor, o mejor dicho, la de nuestros antepasados, y somos conscientes de lo que perdimos por la dichosa manzana, la maldita serpiente y la escasa fuerza de voluntad que presentaba nuestros ancestros.

Pero no es todo el verano vacación, tiempo libre y disfrute, porque yo la gran mitad me la paso madrugando, jugando al tetrix intentando encajar a las niñas: hoy en casa de la abuela, mañana en casa de la tía, pasado en casa de la otra abuela y el lunes dios dirá, para lo que previamente habré tomado la decisión de no llevarlas al cole de verano... ¿ves? otra consecuencia del verano, con tanto frío y calor, mi mente se dilata y se contrae cual piedra del desierto y chica, no rige como debiera en esa tontuna continua de sensaciones térmicas y mis sesos tienden a dispersarse.

Es en este estado de dispersión y dentro de la espesura que me invade es cuando prometo que para el año que viene tomaré en invierno las decisiones del verano,  porque éstas y mis arrugas, en frío, se conservan mejor.

Y qué hubiera sido de nosotros si no hubiésemos tocado el manzano ¿te imaginas?...







17 comentarios:

  1. A mi me gusta mucho el verano y el calorcito, aunque estoy completamente de acuerdo contigo:
    currar en verano no mola nada!!!!!!!!!!

    Y lo de los aires acondicionados... ufff es mi lucha diaria desde que empiezan los calores (yo siempre voy con mi chaquetita guardada en el bolso XXL).

    Lo bueno es que pronto llegan las vacaciones (yo en agosto) y tu supongo que también tendrás ¿no?

    Besitos!

    Ahhhhh y por cierto me encanta ese cuadro (tengo una réplica en mi salón)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy enamorada de ese cuadro. Flechazo desde que lo vi. Ya tengo la pared para colgar su réplica, en mi habitación...es que me da una paz...

      Eliminar
  2. Ainss como te entiendo, yo odio el verano!!! No valgo para nada!!! Me voy derritiendo por las esquinas y me pone hasta de mal humor porque mi cuerpo no va todo lo rapido que va mi cerebro jejej en fin!!! Que quien mandaba a la imbecil de Eva comerse la manzana??? Con la de frutas mejores que hay en el mundo???Quiennnn?????Indignada me hallo. Besitos y ánimo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ea.
      Pues ya somos dos. Que pesadez de verano...

      Eliminar
  3. Yo tengo a mis tortuguitas en un campamento, sino no sé que hubiera sido de mi, trabajando y ellas en casa... asi no se puede vivir... me da pena por ellas porque no estan disfrutando de sus vacaciones, pero cada dia cuando las recojo estan emocionadas de lo que han hecho en el campamento... por lo menos se lo pasan genial!! Es un alivio para mi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo las he llevado siempre a la escuela de verano, pero este año me dio lástima hacerlas madrugar...total que se levantan a la misma hora, de ahí que diga que no me van los sesos bien...
      Has hecho bien, seguro que se lo pasan pipa.

      Eliminar
  4. A mí trabajar en verano no se me hace muy duro (excepto los días megacalurosos en los que te viene un San Bernardo a la consulta, ahí la hemos cagao...), de hecho, le verano me pone de tan buen humor, que se lo perdono todo, incluso que se tenga que trabajar ;)
    Besos!
    PS: También me encanta el cuadro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es por dos cosas, y considero muy importantes:
      Porque te gusta tu trabajo y porque te gusta el verano, así cualquiera es feliz en verano...
      Un besazo!!

      Eliminar
  5. Pues que quiere Ud que le diga a mí el verano me gusta, es más, más que gustarme me viene bien para la conservación. Me mantengo en un estado permanente de “criogenización” en la oficina y aún más, me he traído los alimentos frescos a congelar aquí y así teniendo en cuenta lo carísima que está la electricidad, ahorro un poco en casa con el congelador desconectado.

    Un beso, anda no!!! que los tengo moraditos y con escarcha….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira chica, estoy por llevarme al curro unos moldes para hacer polos y los cafés me los tomo versión helado, no es mala idea...

      Un besazo guapa!!!

      Eliminar
  6. Me encanta el verano, pero más en aquella época, en que significaba vacaciones totales, playa, sol, helados, acostarse tarde, levantarse tarde..todo eran ventajas...

    Ahora con el mundo de las obligaciones sobre nosotros, pesa algo más...e incluso te invade una sensación de nostalgia y pena por no poder disfrutarlo como se merece...Es lo que tiene, esto de crecer!!

    Disfrútalo como puedas, y cuando tengas que tomar una decisión, un ratito la cabeza en el congelador, cuál bella top model, e ideas frescas al instante, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esto estamos totalmente de acuerdo.
      Como los veranos de la infancia ninguno. Por eso creo que no me gustan los de adulta, por una ataque total de nostalgia...
      Bueno, queda poco para las vacaciones, se resistirá como se pueda...
      Un besazo guapa!!

      Eliminar
  7. Uy el aire acondicionado,no puedooor!!!! Y encima trabajo de lunes a sabado y algún domingo q otro en el centro comercial ese del triángulo,dentro si tienes frio pues te pones la chaqueta,pero al salir,paf botada de calor,q ganas tengo de coger las vacaciones,q este año he podido elegir y las tengo en agosto,aunque se q luego me arrepentire,porq es el mes más agobiante....En cuanto a Leighton tuve el honor de ver su obra en el Metropolitan de NY una auténtica pasada,ains q nostalgia allá por el año 98 en plena luna de miel,sin obligaciones,con dinero..Bueno bonica q no me enrollo más,nos vemos en la próxima.Besicos:-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si muchas veces cuando voy y os veo con la chaqueta me dais envidia, de verdad, qué frío más grande que hace, pero mira, bien pensao, con calor se trabaja peor...

      Y no te enrollas que me encanta leerte por estos lares.
      Un beso bien grande!!

      Eliminar
  8. Personalmente te diré que desde me mude a esta tierra de "paraiso interior" los veranos son una tortura... ¡¡Le vayan dando al paraiso interior.!!Donde esté una playa...

    Mi jefe pone el aire tannnnnn fuerte que a veces tengo espejismos en los que veo a los pingüinos de Madagascar... y luego salgo a las tres a la calle y si llevo zapatos con suela de goma me quedo pegada al acerado.

    En cuanto a los niños.... yo tenía marcada en el lamanaque en fosforito la fecha de apertura de inscripciones del cole de verano!! Están en unas escuelas deportivas enfrente de mi curro...ains...a veces casi les oigo gritar en la piscina....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, yo este año no quiso agobios con el armaneque, y ya ves, sufriendo las consecuencias...me estoy pidiendo ya el del 2013 (si los mayas se equivocan) y ponerle un luminoso al mes de mayo.

      Besazos!!!

      Eliminar
  9. Ya sabes que yo soy de naturaleza friolera, por lo que adoro el veranito. Eso sí, los fríos que estoy pasando este verano en la ofi no tienen parangón. Se les va mucho la pinza con los aires... Un besote!!!

    ResponderEliminar