22 de octubre de 2012

El otoño.



En estos días de otoño que cualquier nostálgico podría cantar odas a la caída de la hoja y al viento que las columpia y las hace bailar en su último viaje, bajo el triste y estático adiós del árbol que las creo...viene una del levante y se caga en la inestable estación.

Así, a lo bonzo.

No me gusta el otoño, que podría venir, como cualquier cani de bien, montado sobre un coche tuneado con el tubo de escape trucado, pero elige subirse a la gota fría y liarla parda, en su arranque y en su frenada.

La gotica trae riadas, rayos y centellas, humedades varias y vientos frescos y al contrario de lo que haría Gene Kelly, aquí no hay quien lo baile, como mucho lo navegas y cualquiera se marca unos pasos de claque en la barca...que a la deriva nos lleva...(perdonen, los ochenta que me dejaron huella)

Los airecicos refrescantes traen consigo unos virus, encantados de estar tiesos por el frío que los transporta, instalándolos en nuestros otoñales cuerpos al ritmo del poquito a poco, compás de los buenos amantes cuando se dejan querer, y así, de un flechazo, el virus atraviesa tu cuerpo salao, morena, y te llena de escalofríos y cosquillicas en la nariz..ains.

Sí, gracias a los tibios chuzos y a los calores sofocantes, oh, odiado otoño, el moquillo acuoso y el estornudo titánico capaz de partirme en dos en el momento más inoportuno ha vuelto a mí.

Si veis una señora impulsada por un estornudo rompiendo la barrera del sonido no lo duden , esa soy yo.

Y ha venido justo a tiempo, justo cuando me faltan horas al día y cuando salir de casa sin cabeza me hace perder minutos valiosos para volver a ponérmela...como para andar sonándose los segundos que le quedan libres.

Días en los que te das cuenta que vienen gravados por defecto y que de las 24 horas brutas que te regala la vida por día sólo aprovecho 16 y de los que gracias al calor, al frío, a la lluvia torrencial y a la madre que parió a las borrascas, me quedo con 15 porque lo que resta se lo lleva el pañuelo.

El resto de mi fiscalizadas horas soñarán a golpe de caídas al vacío, de esas que solo la fase 1 NO REM regala, gracias a mi tos que a golpe de carraspera cojonera asustará al resto de fases para toda la noche más que el monstruo del armario.

Y digo yo...¿no podría la vida aplicarme una amnistía temporal, que ya devolveré en forma de cabezadas cuando gaste dentadura de vaso y peine permanente de rulillo fino?


Y es que esta que les escribe a ritmo de estornudo ha vuelto a la universidad que la graduó lozana, para cumplir parte de un sueño...sí, ese que queda pendiente del hilo Cuandopueda y tienes que recurrir del Cuandoquieras Condosgüevos...con todos los kilos de mi treintena larga...

Por ese sueño y no por el que me lleva de fase en fase es por el que me abrazaría a cualquier farola y girando a ritmo de relámpago me reíría de cualquier chaparrón y bailaría bajo la gota fría, si no me quitara mucho tiempo...







17 comentarios:

  1. ¡Yo también lo odio! y no sólo por el virus....la poca luz me mata... ¡pero el otoño me traeee la suscripción a tu blog! ohhhyeaaah

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este otoño, sin duda, me ha traído cosas buenas ;)

      Eliminar
  2. Fíjate que a mí el otoño me gustaba (los colores, los ratitos soleados, incluso la lluvia... con cierta moderación) pero desde que tengo peques y nos invaden toooodos los virus otoñales, como que le he cogido una manía...
    Ánimo que como dicen en invernalia "Winter is coming" (sí, freaky total lo mío con "Juego de Tronos"... ;-))
    Un abrazo hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves? Tu cumples el requisito de nostálgica-canta odas....a mí no me ha gustado, NUNCA, pero mira, mientras que viva en el levante español y no en el Caribe es lo que hay.

      Eliminar
  3. Yo no lo odio especialmente, pero si me pone algo melancólica. Pero me gustan los colores que genera. Me da pereza empezar con el frío, y pensar en el largo invierno, pero bueno, así son las estaciones.
    Ánimo con los estornudos, y con los clínex, y ponte crema que la piel se resiente.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Melancólica?...el otoño y tras el verano, que es como suele aparecer, es deprimente.
      Y lo del resfriado me lleva loca a "colocatiles" todo el día...paciencia. Y como soy de naturaleza dejada, la nariz ya la llevo pelada :(

      Eliminar
  4. No me gusta el otoño!!! he dicho...

    Por cierto, que calladito te tenías lo de la "Uni", ya está Ud. tardando en contarme.

    Un besazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé!! a mí tampoco.

      ¿Calladito...no te lo conté?
      Raro, porque con l aboca chancla que me gasto....
      Ya te cuento.
      Besis.

      Eliminar
  5. Uy los resfriados!!! Ni me los mientes,aunq no se para q digo nada,si ya tengo yo al inquilino en casa,primero la mayor, con una voz de carajillera q hay q verla, ahora el enano, con los mocos de los cojones,y como no, al padre con los síntomas ( si es q es un pelín hipocondríaco) de momento me salvo yo, esperemos que dure,así q ya se como te sientes,guapa,hecha polvo y encima estudiando,si es q eres una super woman, ríete tu de Paquita cuchillos :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja...es que me parto contigo, pues así estoy yo, con voz de carajillera (jaja) una tos asquerosa y sin un minuto libre...pero no, querida, Paquita Cuchillos is the queen.

      Eliminar
  6. Asi es el otoño nos ataca a todos y al final si acabamos igual que el prota, cantando bajo la lluvia con fiebre. Si encima eres como yo de moquillo facil peor que peor!! Animo que solo nos quedan 2 meses juas juas!!

    ResponderEliminar
  7. El otoño debería estar prohibido por decreto. Es portador de malas noticias. La antesala de mi enemigo el invierno. Un horror...

    No decaigas, Yolandica, que no hay resfriado capaz de resistirse a tus encantos. Ah, y por la noche échate el potingue verde de toda la vida. Sí, ése que olvidaste al cumplir los doce años. Es mano de santo contra las toses nocturnas.

    ¿Y lo de la Uni? Eso no lo sabía yo... Ya nos contarás.

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí el invierno me gusta, lo que no soporto es el otoño y su gota fría (creo que un trauma infantil).
      El resfriado, hoy, algo mejor, ya casi no parezco Blas hablando.
      Y sí, en la uni, ya veremos como sale, pero me hace mucha ilusión.
      Besos!!!

      Eliminar
  8. Yo me podría saltar otoño e invierno tan ricamente (con que durasen diez días para superar el mono de ir abrigadita, chimenea, cuatro copos de nieve y eso, ya tengo suficiente). Pero tranquila, que pronto (ejem) llegará la Prima Vera.
    ¿Y qué estás estudiandooo?
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, si no fuera porque desde que tengo niñas, mis prioridades han cambiado, yo podría vivir en un invierno continuo (aquí tampoco son muy helados), pero con frío, el parque se lleva peor...
      Y neni, renovarse o morir, y en ello estoy, además que, en cierta medida, hago algo que siempre me gustó...
      Besazo gordo!

      Eliminar
  9. Si de verdad queréis estar en Babia, teneis que venir: www.estarenbabia.es

    ResponderEliminar