2 de diciembre de 2013

Hasta luego Gremlin.




El día que se murió Chanquete, aquel día, supe lo que era nadar en un charco de lágrimas, supe lo que ahogaba el dolor reprimido, lo que era un amigo tras la pantalla, lo triste que me ponía aquella sevillana y lo que era peor... de cómo se cargaba la magia el príncipe de cabellos dorados con aquellos sollozos...no te digo ná cuando lo volví a ver en El Comisario.

El viernes pasado, mientras releía mis entradas como buena egocéntrica, el mejor de los chivatos jamás inventado, mi blogroll, me avisaba subiendo a la cima de las recientes actualizaciones la que sería, pausa de dolor, la última entrada de la Gremlin, sí, la de la tecla fina y afilada que no dejaba títere sobre cabeza, trol sobre moco o Estivill sobre el espanto de una buena madre.

La desazón que me embargaba, conforme avanzaba mi aturdida vista hacia el final de aquel inesperado post, me dejaba tan helada como el primer comentario que me llegó de ella:

 "Almax rima con Antrax!! Lo del Antrax te da para un ataque químico espacial en la próxima entrega. Por lo menos." 


Así cualquiera ¡¡¡si era boticaria!!! 


Atrás queda una época, cuyo actual ambiente ya notábamos enrarecido las viejas del lugar, dejando el pabellón bien alto...nunca más un 15J tendrá un HT más laureado; repleto de sábados de ruta por la capi; distinguiendo a las trendy de las trendynopuedo;  de distinguir espécimenes del parque según estampado elegido en la capota del carrito del niño...incluso el de toule de jouy; y de ilustrar (de hacer ilustre) un Gremlin mejor que Joe Dante en sus dos pelis.

Aquí quedamos (con ese vacío que deja el bloguero que se va) las nuevas, las viejas, las que resisten, las que aburren, las que simplemente escriben, las raras, las normales, las frikis, las que entretienen, las que educan, las que se van y vuelven....esperando que alguna anécdota, alguna historia haga, al Gremlin que ya come, volver.


Y si ella se va con una jota...yo la despido con una sevillana (y que conste que elijo el videoclip de Chanquete porque estoy pesarosa...en otra ocasión pongo el que me ha hecho reír hasta el punto Conchita Velasco).

Va por usted, G R A N D E!!




14 comentarios:

  1. Me ha encantado esta entrada-homenaje-despedida. Olé.

    ResponderEliminar
  2. MUY GRANDE ESTA DESPEDIDA!! Pero no podía haber recibido una mejor, la echaremos mucho de menos pero siempre nos quedarán esas entradas para releer y reirnos como la primera vez.
    Igual si nos ponemos tontos todos le da por volver....¿recogemos firmas? Aunque si es como yo, conquense cabezona, no la apearemos del burro ni de coña, así que mejor nos quedamos con sus tuits.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Nos hemos quedao huérfanos de Gremlin...Snif...
    Besotes compungidos.

    ResponderEliminar
  4. Sé que volverá... Tal vez en una versión renovada de sí misma pero volverá. A ella le gusta más un sarao que a un tonto un lápiz rojo... Siempre nos quedará la página 357. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. He tenido que dejar pasar dos días para poderte dejar un comentario serenamente. Con la emoción del momento me hubiera quedado un "¡¡a mis pechos!!" y eso no puede ser, que una es muy digna y muy sobria.

    Y ahora que no nos ve nadie, a la una de la mañana de un 5 de diciembre, vengo a tu casa (donde siempre me he sentido como en la mía) para decirte que sí, que es usted muy lista, y que para una servidora, blogosféricamente hablando, cualquier tiempo pasado fue mejor.

    Disfruté como una criatura con zapatos nuevos cuando estrené el blog, escribiendo todos los días (incluso el de mi parto, en el hospital, con los puntos recién ataditos), recibiendo algún comentario de mi cuñada y cosas así. ¡Qué adrenalina lo de recibir comentarios de la cuñada y la prima! (y lo digo en serio).

    Después se fue animando la cosa, porque, como bien dice Álter, me gusta más un sarao que a un tonto un lapicero. Alguna quedada, algún taller, y ¡zas! apareció el 15J por obra y gracia de tuiter. Y ése fue el principio del fin. Fue una de las experiencias más intensas y divertidas que he tenido nunca, lo repetiría igual una y mil veces, y sin embargo, es innegable que cambió radicalmente mi "relación" con el blog. Conocer a tanta gente... perder el "anonimato" y encierto modo "el intríngulis" y el misterio del asunto... no me dejó indiferente. He ganado amigas y he conocido a gente muy especial, pero he perdido esa especie de "cuaderno" que era el blog para mí. Ahora bien, compensa.

    A estas alturas de la película, y en mi opinión, de ése espíritu "15J" no queda ni la sábana fantasma. La gente anda atorada entre estudiar SEO y echar papeleteas al primer sorteo que se le ponga a tiro (aunque el sorteo sea de chupetes y sus hijos ya hayan cambiado los dientes de leche). A estas alturas de la película, sigo sin entender muy bien qué tendrán que ver los cojones para comer trigo, y por qué casi nadie (tú eres una excepción de las buenas, y por eso te adoro) escribe disfrutando y simplemente por disfrutar.

    Y por eso, entre otras razones, se me rompió el blog de tanto usarlo y prefiero dejarlo aquí. Pero éso tú ya lo sabías ¿verdad, querida?

    Gracias por este post, por todos los buenos ratos que me he pegado en tu casa, y, por suerte, los que me quedan.

    Un beso enorme,


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida madre del Gremlin que ya come, gracias a Dios
      Cuánta verdad en tan pocas líneas.
      El día que te das cuenta que los comentarios (que tanto agradezco) ya no te hacen tantas cosquillas en el estómago, el día que descubres que no te apetece contar cosas que antes ni te hubieras planteado, cuando ves que estás rodeada de post patrocinados, o simplemente, que como la química en el amor, la fecha de caducidad no es como en los yogures, todo esto de la blogosfera maternal empieza a perder su aquel. Qué me vas a contar, que me fui...pero como floja de pro volví.

      Decirte que me da mucha pena tu decisión, porque conseguías sacarme una carcajada, y quedan poc@s que lo consiguen, y en estos tiempos que vivimos, es un lujazo divino...Y que hija mía, la inteligencia que derrochas, para una humilde mujer como yo, da un gustazo tremendo. Pero te entiendo.
      Ha sido un verdadero placer tenerte por estos lares...por cierto, el mejor comentario de la historia de este blog es el tuyo de un capítulo de Paquita...guardadico en el corazón para toda la vida.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  6. Todos la echaremos de menos..seguro que este post, le ha llegado a ese corazón, que intenta ocultar, jejeje...
    Besos mil

    ResponderEliminar
  7. Debido a que me considero una persona educada y agradecida, y que las recepciones en este humilde blog las obsequio con una respuesta al comentario, vamos el Ferrero Rocher en pirámide blogerilmente hablando, me voy a permitir el lujo de contestar sólo a la destinataria de esta entrada. De todas formas, estamos todas de acuerdo, se va una grande...y por la puerta grande. Muchas gracias por comentar ;)

    ResponderEliminar
  8. He dado un vistazo a tu blog y me ha encantado, me quedo por aquí si me lo permites. Te invito a que visites el mio http://elrincondenaroa.blogspot.com/ saludos desde Uruguay, Sudamerica

    ResponderEliminar
  9. Pero que me estas contando!!!! Madre mía, en qué mundo vivo!!! Me paso por casa de la boticaria para mostrar mi disconformidad con su decisión.

    ResponderEliminar
  10. Ays Yolandica,q no me había enterado!! como últimamente no tengo tpo para pasarme por los blogs,pues eso q estoy en la inopia,pero aunque me da penica no poder leerla,estoy con ella, porq hacer las cosas por obligación ya no es divertido.Y consuelate mujer q por lo menos la tenemos por el Twuitter :-)

    ResponderEliminar
  11. Ays Yolandica,Q no me había enterado!!! Como últimamente no tengo tpo para nada, por lo menos la tenemos en Twuitter :-)

    ResponderEliminar
  12. Ains!! Yo tb me he enterado por ti!
    con lo que que me reía yo con la madre del gremlim y el ate que tiene la joia... siempreq uedará para mi como la mujer que me descubrió el cupcake y el washi tape.

    ResponderEliminar