12 de julio de 2011

Las aventuras de Super-Hormona.



Lectores embabiados,
Tengo mucho calor, así que ahora mismo me bajaba a cualquier terraza a tomarme una horchata con fartons, que si son caseros, como los de la imagen , mejor. Este verano tengo que pasar por Alboraya, donde dicen que sirven las mejores.

Si me tuviera que reencarnar en la próxima vida en algo o alguien, y movida por la sed de venganza, volvería en forma de hormona cojonera, sí, sería la hormona de la hormona (de ahí el adjetivo), y estaría de forma continua cambiándole el humor, Que llores, que rías, que grites, jijiji, jijiji, jijiji (me reiría con la i porque soy pequeña y tengo voz de Pitufo), Desgraciá!!, que no tienes piedad ninguna con las mujeres del mundo, (ni con los hombres, que haber quien es el guapo que no ha sufrido en sus carnes a una mujer afectada por las hormonas...)

Y es que, no paro de pensar en esas mujeres célebres que nos ha dejado la historia, realmente, sus actos y/o decisiones heroicas, ¿las tomarían cuando estaban afectadas por las hormonas o cuando estaban con su mente despejada?
Imaginaros a Isabel La Católica (que me encanta a mí esta reina), tan sobria, tan seria, tan poderosa,  tan regia, en ese tronico de estilo castellano, todo el día sentada.
Supón, que Cristobal Colón tuviera el don de la oportunidad, y llegó a pedirles que le ayudaran a buscar India por el lado en el que los barcos se caían al vacío de la planitud, justo la semana "previa a", en plena explosión y algarabía de hormonas...Yo estoy totalmente convencida que la Isa le exigió que descubriera America YA,(hoooombre!) para que de una puñetera vez  descubrieran y le trajeran choco-choco-la-te, choco-la, choco-te, CHO CO LA TE,  que tan bien hace callar a las cojoneras, que en plan, indignadas, están acampadas en su real cerebro.

Pensad en la pobre Juana la Loca, no era de amor su locura, estaba enferma de hormoniosis crónica, (las hormonas se hacen un pisito en el cerebro, y de allí no las desaloja na-die.

Otra Juana, esta vez de Arco, ¿de verdad creéis que oía voces  de arcángeles y santas?, no señores, lo que oía la pobre Juana era una comuna de hormonas que habían criado como locas, y claro, tenían muchas voces en esa cabecica, y como estos bichos son femeninos y tienen un sexto sentido super desarrollado, pues eso le hacía tener una intuición divina.

Nefertiti, Nefertiti era guapica, sí, pero todas sabemos que cuando estamos afectadas por "esas", estamos más guapicas si cabe, ojos brillantes, tez iluminada, pelo perfecto..que la naturaleza es sabia, y ella sabrá...Pues bien, además de guapa, Nefertiti era muy lista, y sólo se dejaba ver en esa semana "previa a", en la que más afectada estaba, claro, de ahí su fama, si hubiera salido una semanica después, otro gallo le habría cantado... Ki ki iri mu fea, kijinis!!!

Podría seguir analizando vidas femeninas heroicas, pero se haría interminable, mejor piensa en el momento, y pregúntate ¿Por qué tomó esa decisión esta mujer, aquel día?, la respuesta te vendrá sola, Estaba sobre-hormonada.

Voy a ver si quieren quedarse un ratico mis hormonillas en Babia, y me dejan en paz, si las oís taparos las orejas y salid corriendo, pueden resultar lesivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada