31 de octubre de 2011

Estado de congestión.

España va bien 
Siniestros saludos a todos,
Pensaba enseñaos el peazo bizcocho de calabaza que había preparado para Halloween, pero como veis, aquí está todavía el ingrediente principal, en su sitio y las ganas de prepararlo, missing.
Resulta que desde que me dejé de fumar, todos los años, cuando llegan los fríos y las tardes cortas, siempre pienso lo mismo, este año, Yolandica, estás fuerte, porque ya no fumas, claro, y no te vas a resfriar. Este año, NO.
Bueno, pues este año, como siempre SÍ.
Y en eso estamos, con congestión, dolor de cabeza, escaso humor, tos y con la n que se ha ido de parranda y ha sido sustituida por su buena amiga la "ede" que tan poca credibilidad te da.
En momentos como estos, me acuerdo de la Oda al frío polar escrita con los calores del verano, pues como soy una mujer de palabra y firme en sus creencias y pensamientos, digo, yunamierda, estoy del invierno que acaba de entrar hasta las narices (nunca mejor dicho), donde se ponga el veranico, con su playica, su piscinica y sus vacaciones, que se quiten los tristes inviernos. Como veis, donde dije Diego ahora digo Julián.
Lo peor del estado de congestión es que no esté legislado en la constitución, como si lo están el estado de sitio, de alarma y/o de excepción (cuánto sé madre y de poco ma servío). ¿Acaso un vulgar resfriado no puede variar el destino de un país? porque os puedo decir que el mío sí, aquí está la propuesta de reforma de la constitución que mandaré al próximo gobierno para que lo tengan en cuenta:

Artículo 116 Bis 
1. El estado de congestión lo declarara el gobierno de tu casa, o sea, tú misma, a no ser que vivas en una casa Ikea, en la que, como es república independiente, sinceramente desconozco quién lleva el mando. No es tu caso, que vives y reinas (por los siglos de los siglos) en una monarquía parlamentaria (yo parlo mucho con mi marido, de ahí lo de parla-mentario). Será declarado por decreto del Consejo Marital del Matrimonio, previa autorización por el Congreso de tu casa (o sea, tus niños, o sea, mala barraca..., porque estos se pasan por el forro que tú estés mala o dejes de estarlo).
2. No se podrá disolver el Congreso de tu casa mientras esté declarado este estado (lo que os he dicho, a levantarse como todas la mañanicas y a ponerse pilas si las energías se las lleva el viento de tus estornudos, porque de toda la vida del señor, los niños son insolubles), quedando convocadas las Cámaras (madre y/o suegra) si no se estuviese en época de sesiones (madre mía, cómo explico esto...guapica, tú verás, tú decides la gravedad de tu estado y si es necesario que vengan a echarte un cable o no, yo prefiero a Madre.congreso y/o Suegra-senado cada una en su casica, aunque tenga que pegarme una compresa con alas en la nariz debido a la cascada de mocos que me caen por la nariz) Su funcionamiento, así como el de los demás poderes de tu casa no podrán interrumpirse durante la vigencia de tu estado ( eso está claro).
Disuelto el Congreso (esto es para divorciados) si se produjera la situación para la declaración de este estado (de congestión) las competencias las tomará la Diputación permanente ( o sea, tu madre y/o tu suegra, que pasan de ser meras Cámaras a estar presente de forma permanente en tus vidas)
3.La declaración de este estado no modificará el principio de responsabilidad de la madre y de sus agentes reconocidos (tu marido).
¿Queda claro, no? Pues en pocas palabras, nadie en tu bendita casa tiene la culpa que tengas la mala fortuna de haber cogido el moquillo-continuo, así que, arreando que es gerundio...

En cuanto a trucos, sugerencias y demás consejillos para encontrarte guapa en estos críticos días tan solo se me ocurre:
-Para ocultar el color encarnado de las aletas de la nariz pinta tu cara del mismo color, será poco favorecedor, pero no se notará nada.
-Introduce dentro de tus fosas nasales dos trocitos de tampón-súper.
-No hables.
-No estornudes, por Dios, que te salen los tampones a propulsión...
- Mejor no salgas a la calle y deja tu estado sufrir en la intimidad.

Nos estornudamos,


EN BABIACHÚS.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada