7 de junio de 2011

En el reino de Oz


Queridos embabiados,
Hay ocasiones en la vida que me recuerdan al chocolate negro, amargos y oscuros...a estos momentos tienes que sacarle algo bueno por pequeño que sea...porque supongo que tu realidad la podrás ver desde muchos cristales...
Si tengo que elegir la sensación que me causa el chocolate me quedo con su increíble sabor, y que siempre me sabe dulce...

El sábado estuve en el hospital, odio los hospitales, como supongo que a todo hipocondriaco.  Pero estar en la sala de espera puede llegar a ser, cuanto menos, interesante...
A mi derecha tenía a un señor que no paraba de hacer ruidos extraños, y no era sólo toser, era una especie de alarido-grito-tos carrasperosa-y algo más...lo acompañaba su señora, que estaba ofendidísima porque "SU" hospital privado les había derivado al público, vamos, con la de quinquis que hay aquí- le explicaba a su amiga, Cuqui, que había llamado para interesarse por el estado de Ignacio (vamos, que la tipa me hizo sentir zarrapastrosa, como dicen en las tele-novelas...), tras veinte minutos de tormentosas hazañas por parte de la casi desgañitada garganta del señor en cuestión, una chapa de las que ponen a los pollos para identificarlos, salió del fondo de la boca de Ignacio,  a una velocidad que  casi rozó la de la luz...A media sala, que nos tenía expectante con tremendos sonidos, nos dieron ganas de aplaudir al caballero, que victorioso recogió del suelo la chapa y levantando el brazo y girando sobre sus pies, la ofreció al tendido, cual torero en la plaza mostrando orejas y rabo...mientras que Cuqui, que le faltaron piernas para salir de aquel apestoso lugar en el segundo cero del feliz desenlace, esperaba, ya sentada, en su fantástico Mercedes. Que pienso yo, qué le habría dolido más, que se muriera Ignacio o que lo hiciera allí, en Quinquiland, no lo tengo muy claro, la verdad...

De repente, una voz en off, nasal y acatarrada,  dijo.-Por favor, Yolandica, siga la línea amarilla.- ...¿la línea amarilla, la línea amarilla? Me sentí Dorothy, me levanté, recogí del suelo mis cesto de mimbre, y me fuí saltando sobre mi pie izquierdo, y después sobre el derecho, siguiendo el camino amarillo, cantando "We're off to see the wizard" y esperando encontrarme tan pronto pasara la puerta transparente a León,  Espantapajaros y al Señor de Hojalata...

En las entrañas del hospital,  en urgencias, hay varias especies, díficiles de distinguir en un principio, porque todos van de blanco...si eres un lince en los detalles observarás que en el bolsillo de la camisa pone, escrito con rotulador verde, el clan al que pertenecen, Médico, Enfermera, Auxiliar, Celador...si va de blanco, pero no pone nada, posiblemente vaya detrás de un carrito, es la limpiadora. Pero si no te has percatado, tranquillos, que lo descubriréis, un ejemplo, estáis ingresados en Urgencias, en esas camas alineadas y separadas unas de otras por cortinillas amarillas, y tu enfermo pide que preguntes si puede beber agua...decides ir al mostrador que tienes justo enfrente, y ves a cuatro vestidos de blanco, están sentados, no le ves el bolsillo (mierda, quién es...) y ninguno levanta la cabeza, preguntas a la que tienes delante .-Perdona, puede el paciente de la cama 21 tomar agua?.-  Bien, contesta la que hace tres y  está más lejos, sí, pone enfermera, y es de las simpáticas, porque te contesta ella y no la señora de la limpieza...la que tienes delante se levanta, sigue sin mirarte, ni lo hará y entonces lo entiendo todo....Médico (en verde) en el bolsillo de la camisa...ella no está allí para contestar tonterías de aguas ni leches...Es la misma, que cuando se acerca a la cama donde está tu familiar, vomitando como la niña del Exorcista,  le toca el abdomen, apunta en su carpetilla, relee los resultados de la analítica, y os hace preguntas tipo, qué ha comido usted hoy, y aquí viene lo bueno nos dice sonriendo, ¿no habrán comido pepino?.- HALE!!!! FESTIVAL DEL HUMOR!!!! a  cargo de la señora doctora, vamos, que mi marido para de vomitar para partirse el alma riéndose, qué desparpajo, qué gracia, qué saber estar, con todos ustedes....Médico en Verde Pintado en mi Bolsillo de la Camisa... uh, uh uh!!(que diría José Luis Moreno en Noches de Fiesta) ¡¡¡O la bruja del este que viene a robarte los zapatos, Dorothy!!!

Pasar la noche en el hospital es duro, sobre todo para el acompañante, en esas butacas horribles, con ese frío polar de las noches que sale de manera huracanada  por las rejillas del aire acondicionado, con el recital de ronquidos y demás ruidos corporales permitidos porqueestoymalo y nomeloaguanto, etc...
Si estás cerca de la ventana, cuando ya las luces están apagadas, y estés contando las horas, los minutos y los segundos...busca la Luna en lo alto y canta...

Somewhere over the rainbow
Way up high,
There's a land that I heard of
Once in a lullaby.

Somewhere over the rainbow
Skies are blue,
And the dreams that you dare to dream
Really do come true.

Someday I'll wish upon a star
And wake up where the clouds are far
Behind me.
Where troubles melt like lemon drops
Away above the chimney tops
That's where you'll find me.

Somewhere over the rainbow
Bluebirds fly.
Birds fly over the rainbow.
Why then, oh why can't I?

If happy little bluebirds fly
Beyond the rainbow
Why, oh why can't I?


Nos vemos en Babia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada