22 de junio de 2011

Fueguecito sanjuanero.

Mis queridísimos embabiados, [cada vez más adeptos y fieles (entiendase como un reproche)]=Xy/rd

El 23 de junio por la noche es,  la noche mágica por excelencia, ¿excelencia de quién?, mía por supuesto.
Llevo años de estudio, investigación y ensayo de todo-ritual-sanjuanero (como los ajos) que cualquier brujilla del tres al cuarto propague en televisión, radio, o en la red. 

Tengo tan claro lo que tengo que hacer, que mi semblante esa noche es serio, responsable, de líder (sí, esa es la palabra), de persona encargada de guiar al grupo que te acompaña qué es lo que tiene que hacer para que el resto del año tenga suerte. Embabiados, por una vez, y sin que sirva de precedente, lo compartiré con todos vosotros, y así, de esta manera, soñar que nuestros deseos se hacen realidad...

Paso primero, en un papel en blanco apunta todas las cosas que te han sucedido,  hasta la anterior noche de San Juan, que no te hayan gustado, que no quieres que te vuelva a suceder. Mi aportación: yo lo suelo escribir en negro, que le quiero yo dar esa simbología.
En otro papel en blanco, escribirás todos tus deseos. Y éstos los suelo escribir en verde, ya sabes, el color de la esperanza (soy así de básica y plana en mis pensamientos).

El papel en el que has escrito tus deseos, antes de irte, debes dejarlos en un cuenco cubiertos de plantas aromáticas, es aquí donde yo aprovecho para deshacerme del bote de albahaca seca, tomillo, romero, pebrella, orégano, en fin, todo bote de especia verde que tenga en mi especiero...

Como no todos vivimos cerca del mar, voy a dar opciones:
OPCIÓN PLAYA, a partir de ahora OP, y OPCIÓN BALCÓN, OB.

OP:Prepara la leña, los palés y las cosas viejas que lleves para quemar, hay que hacer una gran hoguera, calcula el tiempo, tiene que estar para las 12:00 de la noche ardiendo.
OB: Prepara en un cuenco o cenicero en el que puedas quemar algo, unas cerillas, palillos mondadientes, papel del aseo...eso ya depende de lo grande que quieras hacer tu fuego...

OP: Son las 12, quema en el fuego tu papel en el que anotaste los hechos que no quieres que se repitan.
OB: Quema en tu cenicero la nota de tus malas experiencias.
(INSISTO EN MAYÚSCULAS, LOS NO DESEOS SE QUEMAN, LOS DESEOS SE CUBRE DE YERBAS) porque yo no lo he probado, pero como el resultado sea también a la inversa, ya la hemos hecho...

OP: Salta la hoguera en un salto magnífico (porque la hoguera es la leche de grande). Este salto lo hago siempre mirando a la Luna y pensando en mis deseos con mucha fuerza...y mucho dolor, porque en pleno salto y despatarre  me he depilado de manera rústica. Consejo: haz la hoguera cerca de la orilla, para que en pleno salto puedas caer de culo al agua y apagar tus fuegos internos (nunca mejor dicho).
OB: Salta el cenicero, como tendrá poca grandiosidad, hazlo muchas veces y de forma mística, levantando los brazos, izquierda-izquierda, derecha-derecha,  haciendo la danza del vientre y cantando "Hay un gallego en la Luna, Luna..." (que ellos entienden de meigas, no está mal que los nombres). Consejo: Ten cuidado de que,  con tanto aspaviento,  apagues el fueguecito, y se te fastidie el invento.

OP: Salta en las primeras 9 olas que vengan, tras las doce de la noche, tras quemar tus no-deseos, tras saltar la hoguera. ¡Que no te hagan perder la cuenta, que si no no vale!
OB: Con tu pie derecho pega varios golpes secos en el barreño, de tal forma, que crees una marejadilla artificial que bañe tus pies en 9 cortas, pero igual de buenas, ondas.

OPyOB, a la mañana siguiente, guardad los deseos, que teníais enterrados en plantas aromáticas, en una cajita de madera...y hasta San Juan de 2012, a ver qué se ha cumplido...

Desead en Babia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada